Síndrome Premenstrual y Alimentación



Teniendo en cuenta la causa infecciosa-inflamatoria del Síndrome Premenstrual Severo o Trastorno Disfórico Premenstrual y enfocándonos en fortalecer la respuesta inmunitaria, se puede conseguir mucho con determinados hábitos alimenticios. Hay una serie de prescripciones básicas que sirven para esta enfermedad así como para otras autoinmunes. 
Debemos que tener presente que el sistema digestivo supone entre un 70% y un 80% de nuestras defensas, por eso es fundamental comer bien, pero ¿qué es comer bien? Hay personas que pueden tener alergias o intolerancias a determinados alimentos, con lo que lo más conveniente sería una dieta personalizada, pero básicamente y de forma general estos son los alimentos dañinos y los beneficiosos para cualquier mujer con SPM:

ALIMENTOS QUE NO SE DEBERÍAN CONSUMIR NUNCA: 
- Lácteos: de ningún animal, tanto por la lactosa como por la caseína, así que no servirían los lácteos sin lactosa.
- Gluten: lo llevan muchos cereales, no sólo el trigo. 
- Azúcares.
- Los alimentos procesados.

ALIMENTOS RECOMENDADOS:
- Frutas y verduras, a ser posible que garanticen no haber sido cultivadas con pesticidas, es decir, orgánicas.
- Carnes, huevos y pescados también de procedencia segura, alimentados con productos sin pesticidas y criados sin antibióticos.
- Grasas, tanto de origen animal como de origen vegetal (de animales o vegetales sin tóxicos). 
- Probióticos. Hay alimentos probióticos muy recomendables, como el chucrut o el kéfir, a parte de los probióticos que se venden en píldoras o polvos.

Hay dietas basadas en estas premisas como son la dieta paleolítica o la dieta GAPS.

También se puede hacer uso de la fitoterapia.