Fitoterapia y Síndrome Premenstrual



Además de una correcta alimentación, podemos hacer uso de las plantas para mejorar el estado inflamatorio del útero, causante de la sintomatología del Síndrome Lolas.

La liberación de mediadores químicos en el sitio de la lesión favorece la producción y el sostén del proceso inflamatorio agudo. Es decir, la inflamación aguda se va a desencadenar por la liberación de pequeñas partículas que se liberan tanto en el mismo sitio como también hacia el torrente sanguíneo, y estas se denominan mediadores de la inflamación.

La actividad analgésica y antiinflamatoria se encontrará ligada fundamentalmente a bloquear o innhibir la producción de eicosanoides, una serie de ácidos grasos poliinsaturados derivados del ácido araquidónico (como las Prostaglandinas y el Tomboxano). 

Atendiendo a esta necesidad, la investigación con fitofármacos ha avanzado mucho en esta última década, conociéndose en gran parte el modus operandi de varios principios activos derivados de plantas europeas, africanas y americanas. 

Cúrcuma (Curcuma longa L.): La Cúrcuma suele ser conocida por ser un componente del Curry pero es una de las especias con más propiedades medicinales usada desde muy antiguo. La cúrcuma la encontramos en polvo, pero también en extracto y en capsulas, es muy buena contra el dolor.

La cúrcuma es una especia procedente de la India y es una de las especias con más propiedades medicinales. Aquí en Occidente está siendo, durante las últimas décadas, objeto de muchísimos estudios con el fin de confirmar y explicar el porqué de sus propiedades. El componente activo de la cúrcuma es la curcumina, que da además a la Cúrcuma su peculiar color amarillento.

La droga vegetal está constituida por el rizoma, el cual es rico en un tipo de colorante conocido como curcuminoide, dentro del cual destaca la curcumina. El mecanismo de acción de la curcumina puede considerarse multicéntrico, ya que actúa como inhibidor prostaglandínico y de la actividad de leucotrienos y tromboxano B4 (sin afectar la síntesis de prostaciclinas).

Para lograr un efecto antiinflamatorio eficaz se recomienda la toma de cápsulas conteniendo extractos de cúrcuma a razón de una o dos cápsulas de 500 mg, tres veces al día. En forma de decocción se emplea el rizoma al 1%, para ser administrado en base a 2-3 tazas al día. 

Harpagofito o Garra del Diablo (Harpagophyton procumbens D.C.): El harpagofito es una especie originaria de las sábanas arenosas del desierto de Kalahari, región comprendida entre los territorios de Namibia, Bostwana y Transvaal (Sudáfrica). La droga está constituida por los engrosamientos de las raíces secundarias. Es un ejemplo típico de especie con iridoides antiinflamatorios, siendo el principal el harpagósido. Extractos de esta especie han demostrado poseer acción analgésica (leve) y antinflamatoria comparable a fenilbutazona y cortisona, en modelos de edema plantar inducidos por carragenina. Asimismo, los extractos alcohólicos ensayados en cobayos, ratas y ratones por vía oral, como así también los extractos acuosos administrados por vía inyectable, han exhibido propiedades analgésicas y antiinflamatorias, aunque su espectro terapéutico evidenció mayor potencialidad en casos subcrónicos que en agudos. Adminstración: 180-360 mg de harpagósido/día en tabletas. 

Uña de Gato (Uncaria tomentosa [Willd] DC.: Se trata de una liana trepadora oriunda de Sudamérica (principalmente Amazonas peruano) cuya droga está constituida por la corteza interna de los tallos, empleándose en segundo término las hojas y la raíz. Entre sus constituyentes destacan los alcaloides oxindólicos de estructura pentacíclica: pteropodina, isopteropodina-A con sus isómeros (especiofilina, uncarinas A, B, C. D, E y F), mitrafilina, isomitrafilina, F-mitrafilina, etc. y alcaloides oxindólicos de estructura tetracíclica: rincofilina e isorincofilina (presentes en quimiotipos de Uncaria tomentosa). Si bien los alcaloides citados corresponden a aquellos aislados de la corteza, una parte muy importante también se encuentra en las hojas y la raíz, incluyendo estructuras oxindólicas tetracíclicas.

Entre los mecanismos de acción se ha postulado la actividad inhibitoria sobre el factor TNF-alfa, sobre la prostaglandina E2 y la actividad antioxidante. Administrar 600 mg/día.

Finalmente merece mencionarse la actividad antiinflamatoria de la papaina y bromealina presentes en Carica papaya (papaya) y Ananas comosus (piña o ananá). 

Paralelamente a la mejora del origen inflamatorio, hay una planta que pueden ayudar como paliativo sintomático del Síndrome Premenstrual: 

Vitex agnus-castus (Agnocasto): De esta planta de origen europeo (conocida también con el nombre de sauzgatillo) se emplean la sumidad florida y el fruto.

Del análisis de varios ensayos clínicos y de estudios in vitro realizados con extractos de agnocasto, se pudo determinar que diterpenos con actividad dopaminérgica (clerodadienoles) serían los principales componentes responsables en esta especie del alivio sintomatológico observado en el síndrome premenstrual.

La forma recomendada para esta especie es en forma de Extracto seco (10:1) donde 1 g equivale a 10 g de planta seca, se administran 100-300 mg diarios, tratando de no sobrepasar los 2 g diarios. 

(Fuentes: ALonso R., Jorge "Tratado de Fitofármacos y Nutracéuticos"| JORNADA DE FITOTERAPIA EN EL TRATAMIENTO DE LAS ENFERMEDADES COMUNES Jardín Botánico de la Universitat de València, 6 de Junio de 2009| Carretero, M. "Fitoterapia del Dolor"|Beltrán, E. "Fitoterapia Ginecológica: Síndrome Premenstrual y Menopausia")

2 comentarios:

  1. Ángela: otra infusión antiinflamatoria muy recomendable es la de caléndula + llantén + ortiga.

    ResponderEliminar