Otro síntoma: la incomprensión



Uno de los síntomas más limitantes que sufren las mujeres condicionadas por su ciclo menstrual es la incomprensión.

Por un lado la incomprensión médica: la mujer con histerotoxemia cíclica severa “no es una enferma”. Todos los análisis médicos suelen salir dentro de los parámetros normales, lo que significa que médicamente hablando esta mujer está sana. Así que el médico se limita a derivarla a otros especialistas y a recetar fármacos que aminoren en lo posible la multitud de síntomas, considerando como algo “normal en la naturaleza de la mujer” que haya cambios de humor, depresiones, irritabilidad, dolor menstrual, dolor lumbar, migrañas, etc. La mujer sale de las consultas con la idea de que “es lo que me toca por ser mujer”, o incluso “lo mío debe ser psicológico”.

Para que se entienda mejor lo surrealista de la situación extrapolemos el caso a una persona que va al dentista con un terrible dolor en una muela, y el dentista se limitara a recetarte calmantes y antidepresivos de por vida aludiendo que “es lo que puede tocar por tener dientes” o “tanta queja debe ser por algo psicológico”.

También hay incomprensión por parte de las personas que rodean a la paciente: familiares, amigos, compañeros de trabajo e incluso mujeres que no sufren estos síntomas o bien los tienen leves. Todos ellos no entienden que una mujer pueda llegar a pasar verdaderos calvarios (físicos y emocionales) relacionados con su regla. La afectada suele avergonzarse de expresar su malestar por algo considerado tan escatológico. Y si lo expresa terminará resultando, para los demás, pesada y quejica. Y es que hablamos de algo que pasa todos los meses y que en algunos casos severos puede llegar a afectar durante más de 20 días al mes (con multitud de síntomas cíclicos). Así que muchas terminan disimulando sus síntomas o negándolos, en la medida de lo posible. Es su forma de intentar ser aceptada o al menos considerada como una persona normal dentro de su círculo social y familiar.

¿Cuál es el origen de esta incomprensión? ¿Factores culturales y religiosos ancestrales? Me pregunto, también: si los hombres menstruaran, a día de hoy ¿sería tan doloroso e incomprendido?

En cualquier caso hay una buena noticia: hace 40 años ya que el doctor Jorge Lolas Talhami descubrió la causa y la solución de este “oculto pero evidente” problema de salud pública, así que el cambio de paradigma ya ha comenzado y con él la comprensión. 

2 comentarios: